El sábado 7 de abril una joven ballena jorobada quedó varada en la playa de Punta Mogotes en Mar del Plata, Argentina, muy cerca del lugar donde se encuentra el Aquarium Mar del Plata, uno de los acuarios del Grupo Parques Reunidos, que realiza trabajos de liberanción de diversos animales marinos en la región.

Durante dos días, un dispositivo de rescate trató por todos los medios de devolver la ballena al mar. En este dispositivo participaron expertos veterinarios del Aquarium Mar del Plata, miembros de asociaciones como Fauna Silvestre o la Fundación “Mundo Marino”, oficiales de Defensa Civil, de la Prefectura de Mar del Plata y socorristas, así como voluntarios que se acercaban al lugar del varamiento, intentaron por todos los medios devolver a la ballena al mar.

Aquarium Mar del Plata, situado cerca de la playa, se movilizó para colaborar voluntariamente con la Prefectura de Mar del Plata y ayudar en los aspectos técnicos.

Finalmente, el lunes 9 de abril, la ballena falleció a pesar los esfuerzos de todos los voluntarios por salvarla. Adrián Faiela, uno de los veterinarios del Aquarium Mar del Plata que estuvo asistiendo la operativa, explicó a los medios que se habían acercado también a la playa que el animal presentaba “anemia y un cuadro infeccioso generalizado”, así como “lesiones en las aletas, lo que hace pensar en alguna patología previa al momento del varamiento.”

Según Faiela y otros expertos del Aquarium Mar del Plata y del Laboratorio de Mamíferos Marinos de la Universidad Nacional de Mar del Plata -que llevará a cabo la necropsia del animal-, todavía no está clara la causa de la muerte. Se cree que la anemia podría haberla causado una hemorragia interna, pero no está claro que la infección se haya producido antes o después de que la ballena hubiese quedado varada.

Además, Faiela aclaró que hubiera sido difícil devolver la ballena al mar: “ya desde el primer día que no pudimos reintroducirla, y ayer, cuando se reintrodujo al mar y no buscó irse, eso estaba hablando de que el cuadro era severo.”

Desde el Aquarium Mar del Plata se ha agradecido a todas las partes que se han involucrado en los esfuerzos de salvamento y sobre todo a la Prefectura de Mar del Plata por su apoyo constante. Por otro lado, responsables del Aquarium han señalado que “es raro que haya tantos varamientos de esta especie que antes no aparecía” y que, a pesar de la mala noticia, tanto el Aquarium como otros centros biológicos marinos pueden obtener información de este suceso que pueda ayudar a entender la situación actual de la fauna de la zona.

La Fundación Parques Reunidos, junto con Fundación CBD-Hábitat, el Zoo Aquarium de Madrid, Faunia e Instituto das Forestas e Conservaçao da Natureza agradecer el premio AIZA 2018 de Conservación e Investigación in-situ “Conservación de la foca monje del Mediterráneo en el archipiélago de Madeira” y felicitar la labor de todos nuestros compañeros por su aportación al mundo de la conservación.

El premio AIZA a Proyectos de Conservación e Investigación in situ 2018, se destinará a la conservación una de las especies de mamíferos marinos más amenazadas del mundo, la foca Monje del Mediterráneo, y en concreto, a la población de esta especie que sobrevive en el archipiélago de Madeira. Este proyecto, ejemplo de colaboración entre entidades españolas y portuguesas, tiene como objetivo el determinar los lugares de pesca de las distintas flotas pesqueras de Madeira, las zonas de alimentación de los individuos de foca monje, y evaluar su grado de solapamiento así como determinar la actitud de los pescadores hacia la foca monje y valorar el posible riesgo de persecución directa.

Todo este esfuerzo tiene una aplicación directa para la conservación de la foca monje en la región de Madeira ya que permitirá caracterizar y definir la posible interacción de esta población de focas con la actividad pesquera en el entorno marino de la región y buscar posibles soluciones de compromiso entre la conservación de esta especie y la actividad pesquera.

Orca nacida en Marineland

La imitación vocal es una sello del habla humana, que, junto a otras avanzadas habilidades cognitivas, han impulsado la evolución de la cultura humana. Pruebas comparativas han desvelado que, aunque la habilidad de copiar sonidos de individuos de la misma especie es casi exclusivamente humana entre los primates, unos pocos taxones lejanos de pájaros y mamíferos también han desarrollado esta habilidad de forma independiente.

Destacan las observaciones de campo de orcas, que han documentado la existencia de dialectos vocales que se diferencian según los grupos, que a menudo se denominan tradiciones o culturas, y que hipotéticamente se adquieren por vía no genética. En este caso, usamos un paradigma haz-como-yo para estudiar la capacidad de una orca de imitar sonidos nuevos emitidos por un individuo de la misma especie (aprendizaje imitativo vocal) y por individuos humanos (mímica vocal).

Nuestro hallazgo indica que el sujeto reproducía copias reconocibles de todos los sonidos coespecíficos y humanos que probamos que conocía, reproduciéndolos relativamente rápido (la mayoría dentro de los primeros 10 intentos y tres de ellos a la primera). Nuestros resultados también apoyan la hipótesis de que as variantes vocales observadas en la población natural de esta especie se pueden aprender socialmente por imitación. La habilidad de imitación vocal que se ha demostrado en este estudio podría identificarse como el andamiaje de la tradición vocal natural de las orcas en el entorno natural.

Estudio Completo

  • Dos lobos marinos y una tortuga marina rescatados por el Centro de Rehabilitación de Fauna Marina (CRFM) de Aquarium Mar del Plata, regresarán al mar en óptimas condiciones de salud, el próximo martes 20 de febrero.

Joaquín

Joaquín, es un lobo marino macho de dos pelos (Arctocephalus australis) de aproximadamente 1 año de edad. Lo encontraron en la zona del Torreón del Monje. Si bien se lo veía muy bien,  llamaba la atención la presencia de una línea de pesca en la zona del cuello. Fue trasladado hasta el Centro de Rehabilitación, donde le fue extraída la línea y un pequeño anzuelo que se hallaban enredados en su pelo.

Silvana

Silvana, también es un ejemplar de lobo marino de dos pelos (Arctocephalus australis) de un año de edad.  Fue rescatada de la playa Acantilados, donde la encontraron tirada en la arena, con un debilitamiento avanzado. Los ejemplares muy jóvenes como ella, cuando comienzan con la etapa de destete (separación de su madre), están predispuestos a tener dificultades para valer por sí mismos. 

Conjuntamente con ellos se liberará un ejemplar de Tortuga Marina (Chelonia mydas) la cual ingreso a recuperación semanas atrás, por haber ingerido una línea de pesca al intentar comer la carnada de un pescador. En este sentido se le extrajo un anzuelo clavado en su esófago, el procedimiento se realizó mediante endoscopia en las instalaciones del CRFM de Aquarium.

Para la liberación de estos tres ejemplares, se contará con la invaluable colaboración de Prefectura Naval Argentina, que pondrá a disposición una embarcación para poder realizar la suelta mar adentro; permitiendo re ubicar los animales directamente en su medio natural.

Gracias al esfuerzo y dedicación del equipo de trabajo del CRFM, tanto los dos lobos marinos como la tortuga marina, están en condiciones de volver al mar.