Orca nacida en Marineland

La imitación vocal es una sello del habla humana, que, junto a otras avanzadas habilidades cognitivas, han impulsado la evolución de la cultura humana. Pruebas comparativas han desvelado que, aunque la habilidad de copiar sonidos de individuos de la misma especie es casi exclusivamente humana entre los primates, unos pocos taxones lejanos de pájaros y mamíferos también han desarrollado esta habilidad de forma independiente.

Destacan las observaciones de campo de orcas, que han documentado la existencia de dialectos vocales que se diferencian según los grupos, que a menudo se denominan tradiciones o culturas, y que hipotéticamente se adquieren por vía no genética. En este caso, usamos un paradigma haz-como-yo para estudiar la capacidad de una orca de imitar sonidos nuevos emitidos por un individuo de la misma especie (aprendizaje imitativo vocal) y por individuos humanos (mímica vocal).

Nuestro hallazgo indica que el sujeto reproducía copias reconocibles de todos los sonidos coespecíficos y humanos que probamos que conocía, reproduciéndolos relativamente rápido (la mayoría dentro de los primeros 10 intentos y tres de ellos a la primera). Nuestros resultados también apoyan la hipótesis de que as variantes vocales observadas en la población natural de esta especie se pueden aprender socialmente por imitación. La habilidad de imitación vocal que se ha demostrado en este estudio podría identificarse como el andamiaje de la tradición vocal natural de las orcas en el entorno natural.

Estudio Completo

  • Dos lobos marinos y una tortuga marina rescatados por el Centro de Rehabilitación de Fauna Marina (CRFM) de Aquarium Mar del Plata, regresarán al mar en óptimas condiciones de salud, el próximo martes 20 de febrero.

Joaquín

Joaquín, es un lobo marino macho de dos pelos (Arctocephalus australis) de aproximadamente 1 año de edad. Lo encontraron en la zona del Torreón del Monje. Si bien se lo veía muy bien,  llamaba la atención la presencia de una línea de pesca en la zona del cuello. Fue trasladado hasta el Centro de Rehabilitación, donde le fue extraída la línea y un pequeño anzuelo que se hallaban enredados en su pelo.

Silvana

Silvana, también es un ejemplar de lobo marino de dos pelos (Arctocephalus australis) de un año de edad.  Fue rescatada de la playa Acantilados, donde la encontraron tirada en la arena, con un debilitamiento avanzado. Los ejemplares muy jóvenes como ella, cuando comienzan con la etapa de destete (separación de su madre), están predispuestos a tener dificultades para valer por sí mismos. 

Conjuntamente con ellos se liberará un ejemplar de Tortuga Marina (Chelonia mydas) la cual ingreso a recuperación semanas atrás, por haber ingerido una línea de pesca al intentar comer la carnada de un pescador. En este sentido se le extrajo un anzuelo clavado en su esófago, el procedimiento se realizó mediante endoscopia en las instalaciones del CRFM de Aquarium.

Para la liberación de estos tres ejemplares, se contará con la invaluable colaboración de Prefectura Naval Argentina, que pondrá a disposición una embarcación para poder realizar la suelta mar adentro; permitiendo re ubicar los animales directamente en su medio natural.

Gracias al esfuerzo y dedicación del equipo de trabajo del CRFM, tanto los dos lobos marinos como la tortuga marina, están en condiciones de volver al mar.

El pasado mes de enero, en el marco de colaboración del proyecto de conservación in situ “Un mochuelo en cada olivo” cuyo objetivo es proteger la supervivencia de esta especie autóctona y fomentar el uso sostenible de terrenos agrícolas donde habiten.

Un olivar ecológico situado en el término municipal de Morata de Tajuña ha sido el escenario de la liberación de dos jóvenes ejemplares de mochuelo europeo (Athene noctua) entrenados y recuperados por Brinzal en los últimos meses. Las dos aves han tenido que cambiar su plumaje y ejercitarse durante varios meses de entrenamiento junto a otros ejemplares de su especie, aprendiendo a cazar y a sobrevivir en solitario.

La zona elegida para su liberación, situada en el sureste de Madrid, es donde se encuentran ubicadas la mayor parte de los olivares de agricultura ecológica que forman parte del proyecto “Un mochuelo en cada olivo” bajo el cual se integran agricultores y algunas cooperativas de esta zona de Madrid donde se han comprometido a cultivar de forma natural sus olivares para facilitar así el anidamiento de esta población.

Un simbólico momento en el que ha podido participar la Fundación Parques Reunidos y su patrono, Jesús Fernández, apoyando de esta forma la gran labor que desempeña este centro de referencia nacional en la recuperación de rapaces nocturnas. A través de la donación anual de Fundación Parques Reunidos a este Centro, junto a Zoo Aquarium de Madrid y Faunia, participan además en la difusión del proyecto “Un mochuelo en cada olivo”, galardonado en 2017 con el premio de conservación in situ de AIZA (Asociación Internacional de Zoos y Acuarios).

Suelta de mochuelo de FPR y Brinzal

La Fundación Parques Reunidos y su patrono, Jesús Fernández, han participado junto al equipo de Brinzal en la liberación de dos jóvenes ejemplares de mochuelo europeo.

Un aceite de oliva agrosostenible para el mochuelo

El proyecto “Un mochuelo en cada olivo” nació en 2012, en el sureste de la Comunidad de Madrid, con la intención de fomentar una gestión y uso del territorio agrícola sostenible, conseguir el equilibrio entre una economía productiva y la mejora en la población del mochuelo y facilitar la creación de nuevos ecosistemas que permitan la presencia de esta y otras especies de aves, mamíferos e invertebrados.

Las estrategias de este proyecto de colaboración con Brinzal se fundamentan en diferentes frentes in situ, ex situ y de concienciación tales como:

  • Mejora y restauración del hábitat.
  • Fomento del uso de sistemas de aprovechamiento sostenibles con las especies del entorno.
  • Creación de lugares de nidificación para su uso a corto, medio y largo plazo.
  • Reforzamiento de la población del mochuelo y monitorización del efecto de las actuaciones llevadas a cabo.
  • Publicitar el producto como muestra de una gestión sostenible. El aceite de oliva agrosostenible se comercializa a través de diversas cooperativas de la Comunidad de Madrid bajo la etiqueta “Un mochuelo en cada olivo”.
  • Asesoramiento a otros propietarios/usuarios de otros lugares en cuanto a gestión y uso del territorio.

BRINZAL es una asociación de defensa medioambiental sin ánimo de lucro, dedicada al estudio y conservación de las rapaces nocturnas. Constituida en 1986, su actividad principal se enmarca dentro del campo de la rehabilitación de fauna salvaje. Creado hace 30 años, el Centro de Recuperación para Rapaces Nocturnas BRINZAL, es el único especializado en este grupo de aves que desarrolla su labor en España.

En el año 2003, el rinoceronte negro fue introducido con éxito en el Parque Nacional de North Luangwa, en Zambia. La organización Save the rhino ha querido presentarnos a dos de esos ejemplares, Hugo y Kango. ¡Vamos a conocerles!

Hugo es un macho de 4 años que nació en el propio Parque de North Luangwa. Su madre Twatemwa (que llegó del Parque Nacional Kruger en 2003) le rechazó cuando tuvo una nueva cría en agosto de 2015 y ha estado viviendo solo desde entonces. Al alejarse del territorio que habita su madre, ha elegido vivir cerca de la zona de oficinas y viviendas del Proyecto de Conservación de North Luangwa, donde a veces se le puede ver curioseando detrás de los talleres, tomando agua del bebedero de pájaros o durmiendo a la sombra de algún edificio.

Kango (cuyo nombre significa “jefe”) es un macho proveniente de Cabo Oriental (Sudáfrica) en 2006, con 7 años de edad. Los rinocerontes se consideran adultos desde los 7 años, pero los machos viven entre 5 y 10 años como “subdominante” antes de que puedan reclamar un territorio como macho dominante. Kango nunca ha sido un macho dominante, a pesar de que ya tiene 15 años. Ha tenido que batirse con los machos rivales que habitan en la misma área, por lo que a menudo tiene cicatrices y pequeñas heridas de peleas. Kango se ha limitado a habitar en una zona lejos de sus adversarios, pero en la que no hay suficiente alimento para mantenerse en forma. Afortunadamente, gracias a los guardabosques, puede llevar una vida menos estresante con apoyo y alimentos proporcionados específicamente para él. Es un ejemplar demasiado valioso para permitir que la selección natural y el destino se salgan con la suya.

Lo más importante es que los rinocerontes de North Luangwa cuentan con apoyo para salir adelante. Conocer ejemplos como estos nos muestra la importancia de la labor que llevan a cabo organizaciones como Save the rhino y de los programas de conversación de esta especie.

Fuente e imagen: Save the rhino.
https://www.savetherhino.org/latest_news/blog/1762_meet_the_rhinos_of_north_luangwa_national_park