Proyecto Dragón de Komodo

El programa de conservación del Dragón de Komodo, todo un éxito

El programa de conservación del Dragón de Komodo, se está desarrollando con gran éxito, obteniendo hasta el momento resultados muy satisfactorios.

Proyecto Dragón de Komodo

La Fundación Parques Reunidos forma parte desde el 2014 de este  programa de conservación “in situ” llevado a cabo en la Isla de Flores y apoyado por la EAZA (Asociacion Europea de Zoos y Acuarios) a través del EEP (programa europeo de reproducción de esta especie)

El Dragón de Komodo es el lagarto de mayor tamaño en el mundo. Esta especie, que puede alcanzar hasta los 70 kilos de peso y los 3 metros de longitud, se encuentra en peligro y está clasificado como vulnerable en la lista roja de especies amenazadas de la IUCN..

Las actuaciones de este programa son muy diversas, y van desde programas educativos dirigidos a las comunidades nativas, pasando por el refuerzo de las patrullas de guardas forestales, el control de los ejemplares a través de diferentes mecanismos (este año, incluso, se ha probado el uso de drones), así como diferentes acciones de concienciación dirigidas a la población local.s.

Durante el pasado año 2015, el programa ha tenido un fuerte componente político y administrativo, con varias reuniones y talleres realizados con las diversas autoridades locales y  con la colaboración de la oficina Central  de Conservación de Recursos Humanos de la zona.

Mapa Proyecto Dragón de Komodo

Además, estos programas y acciones se han extendido también al distrito de Pota, localizado en la costa norte de la Isla de Flores, una región que cuenta una zona de bosque monzón que se encuentra en buen estado de conservación, de gran importancia para el mantenimiento de una población viable de dragón de komodo y su diversidad intraespecífica.

Gracias al esfuerzo de todos los miembros e instituciones colaboradoras de este programa, entre ellos la Fundación Parques Reunidos, se ha obtenido una fantástica respuesta de sensibilización, superando el récord del año pasado (25.000 euros), lo que sin duda es una gran ayuda y  supone un gran avance para el mantenimiento de esta especie a largo plazo.