La presencia de linces en el Zoo de Madrid, clave para su programa de conservación

La presencia de linces en el Zoo de Madrid es clave para el éxito de su programa de conservación y educación. Así lo ha manifestado el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, en una noticia recogida por el diario La Información.

Los dos ejemplares que fueron cedidos al Zoo de Madrid, Jazmin y Kalama (una hembra nacida en 2012 y un macho del 2013, respectivamente), se han adaptado a la perfección a su nuevo hogar y desarrollan sus hábitos de vida con total normalidad.

Esta iniciativa forma parte del programa de conservación y recuperación de esta especie en la península. Para Fiscal,  es fundamental el papel que juegan los zoos y centros similares para dar a conocer la problemática situación en la que se encuentra esta especie en peligro de extinción, además de concienciar a los ciudadanos de la importancia de su conservación.

Este tipo de acogidas se iniciaron en Andalucía con el Zoobotánico de Jerez de la Frontera (Cádiz) para continuar con la presencia de una pareja en el Zoo de Lisboa y dos ejemplares más que fueron cedidos en 2015 a Selwo Aventura (Málaga).

En el caso del Zoo Aquarium de Madrid, antes de cederse los ejemplares, el equipo del Programa de Conservación del Lince Ibérico realizó una pormenorizada inspección al recinto, verificando la idoneidad de las instalaciones, tanto exteriores como interiores, su seguridad, cocina, cualificación del personal, clínica veterinaria y programa de divulgación.

Este programa, gestionado a través del convenio de colaboración entre la Junta de Andalucía y el Ministerio de Medio Ambiente con la colaboración de numerosas instituciones y expertos ha hecho posible, en los últimos años, reducir su categoría de “peligro crítico” a “peligro” contabilizándose, actualmente, una población de 404 ejemplares, frente a los 94 de 2.002.

Jazmín y Kalama, los dos ejemplares cedidos a Zoo Aquarium de Madrid, al no ser aptos para la reproducción, cumplirán uno de las principales misiones de este programa cuyo objetivo es la concienciación, preservación y sensibilización educativa de la especie y su problemática. En este sentido, el Plan de Cría del Lince Ibérico in situ pretende reproducir animales idóneos para la reintroducción que refuercen las poblaciones silvestres, incrementando su variabilidad genética y recrear poblaciones extintas.